Integrantes de la corporación local de Narón y personal funcionario y laboral se concentraron en la mañana de ayer

Integrantes de la corporación local de Narón y personal funcionario y laboral se concentraron en la mañana de ayer, a las 13.00 horas, a las puertas del Ayuntamiento, con motivo del caso de violencia de género registrado el pasado lunes en el municipio de Redondela, en Pontevedra.

María José Mateo García murió a consecuencia de una explosión de bombonas de butano ocasionada, según apuntaron las pesquisas policiales, por el que fue su expareja, también fallecido, Emilio Fernández Castro, en la vivienda familiar que ambos habían compartido en la parroquia de Chapela. 

Desde el Ayuntamiento de Narón se ha condenado una vez más esta lacra social de la violencia de género, guardando un minuto de silencio en señal de repulsa a este tipo de hechos y también como muestra de dolor con los familiares y amigos de la mujer víctima de este nuevo crimen de violencia de género. Los representantes del gobierno local portaban una pancarta de color malva con el lema: “Narón contra la violencia de género”.

Antes de dar por terminada la concentración convocada los asistentes hicieron ruido con unas botellas de plástico para protestar contra esta lacra social y pedir con urgencia todas las medidas necesarias para su erradicación.