La exposición, comisariada por María Serantes, es un homenaje a la mujer rural. Cuenta con quince fotografías, de la artista italiana Elisa Gianni, que reside en Galicia desde hace cinco años, y una poesía, de la gallega Lucía Aldao, que pretenden plasmar la realidad de las mujeres en el medio rural gallego en el siglo XXI.

Un homenaje a la mujer del rural

La exposición, comisariada por María Serantes, es un homenaje a la mujer rural. Cuenta con quince fotografías, de la artista italiana Elisa Gianni, que reside en Galicia hace cinco años, y una poesía, de la gallega Lucía Aldao, que pretenden plasmar la realidad de las mujeres en el medio rural gallego en el siglo XXI.

En las imágenes surgen quince retratos, mujeres en diversos paisajes y situaciones de la vida cotidiana, naturales, sin artificios; y unas manos, que evocan las manos del pasado y del presente, que trabajaron a destajo y que contribuyeron y contribuyen al sustento de Galicia.

Del lápiz de la poetisa gallega Lucía Aldao afloran palabras dulces y llenas de fuerza, conformando un poema que deja ver la ternura y la admiración, que siente por todas estas mujeres anónimas, aunque con nombre propio, que bien podrían ser su madre, su abuela, su tía o las de todas y todos nosotros.

En la muestra a poética de la imagen y de la palabra se unen para hacer visible, desde lo máximo respecto, la gran valía de las mujeres del rural gallego. Mujeres que siguen haciendo las labores consideradas propias de su condición femenina desde tiempos antiquísimos, pero también mujeres abiertas, que saben adaptarse a los nuevos tiempos que corren y asumen su vez, sin miedo y sin complejos, roles tradicionalmente masculinos.